Justin Bieber – Purpose (Crítica)

Parece incuestionable la habilidad que tiene Justin Bieber y su equipo para publicitar un disco, un disco vendido con más madurez, más calidad, pero ¿es realmente el disco maduro que merece publicar Justin Bieber a sus consagrados 21 años?
El álbum se publicó el pasado 13 de noviembre y llega tras el lanzamiento en 2012 de Believe. Rápidamente el álbum se posicionó en las primeras posiciones a nivel mundial, alcanzando en su primer día el número 1 en España y otros 52 países, frente a la publicación que hacía el mismo día One Direction de su álbum Made in the A.M., que ni de lejos ha tenido ni tendrá en un futuro cercano la repercusión que tiene Purpose.
El álbum de primeras empieza fuerte con ‘Make My Words’, un temazo y una gran manera de conocer el desarrollo del álbum, un álbum que se aleja del mero pop comercial y barato al que nos tenía acostumbrados en sus anteriores trabajos. Con esta balada en la que nos habla de un antiguo amor, que otros digan si se trata de Selena Gómez o de quién, con este tema nos llega el mensaje de su madurez, una visión más madura de sus relaciones y de sus sentimientos alejados ‘Baby, baby, baby ooh’ de sus comienzos. En definitiva, no es más que la ruptura con el pasado y una buena bienvenida a su, esperemos, nuevo arte. 
El álbum continúa fuerte con ‘I’ll Show You’, una muestra de que el artista sigue evolucionando y madurando diciendo que puede cambiar y arreglar sus errores. En fin, una producción magnífica con un ritmo pegadizo y una entrecortada voz más que aceptable para esta obra. Un tema de notables tintes de electrónica y de R&B con toques urbanos. Además cuenta con un estribillo pegadizo.
El tercer tema es ‘What Do You Mean?’ un más que aclamado single que alcanzado el número uno en ventas en medio mundo. El single tiene marcados tintes del sonido de Kygo y cuenta con Mason Levy, productor de ‘Boyfriend’ que ya marcó un previo a este Purpose. Un tema más pop que el resto del álbum, no deja de ser un single, toques dance y house, pegadizo y fresco, atrevido quizás que me encanta por el contraste entre la voz del canadiense y este nuevo sonido.
La cuarta canción, ‘Sorry’, otro single del álbum, es un temazo. Lo cojas por donde lo cojas te terminas enamorando de esta canción y cuando quieres darte cuenta, llevas media hora escuchándolo en bucle, una pena, dicho sea de paso, que no sea haya hecho un videoclip a la altura. La canción habla sobre arrepentimiento, la música nos pide marcha. Un tema muy discotequero de sonido house-dance. Además, lo complementa con un magnífica estribillo. ¿El mejor tema del álbum? Probablemente sí. 
Love Yourself’ es el quinto corte de este Purpose, un cambio de estilo. El tema, compuesto por Ed Sheeran, es un tema que podríamos encuadrar fácilmente en acústico donde el peso fuerte recae en la voz del canadiense acompañado de una guitarra. Sencillo pero atractivo, este single es capaz de mostrarnos que aunque a Justin le vaya la marcha, no deja de tener esa característica voz entrecortada. Una letra en parte triste pero que refleja la realidad de estas estrellas: con la fama, la gente se aprovecha para alcanzar el estrellato sin darte cuenta. En definitiva, una tema de corte lento, pero atractivo y necesario para descansar un poco del alto ritmo del resto del álbum. 
En sexto lugar, el artista de 21 años coloca ‘Company’. El tema tiene el característico toque electrónico que acompaña a la mayoría del álbum. Muy urbano y movido. Si hay algo en lo que destaca este chico es en hacer estribillos pegadizos y eso lo consigue con este ‘Company’, que junto a una magnífica producción funciona a la perfección.
El séptimo corte del álbum, ‘No Pressure (Feat. Big Sean)’, tiene un toque más R&B, un tema más clásico, pero maduro y que junto a Big Sean consigue ese toque urbano que pide. Un tema que funciona de maravilla y que nuestros oídos agradecen al tratarse de un sonido diferente. 
El octavo tema, ‘No Sense (Feat Travi$ Scott)’ es lo que uno se espera al conocer la colaboración. Un tema urbano con influencias de hip-hop y electrónica. Un tema atractivo con un final más dirty y una base más oscura que funciona muy bien.
La novena canción del álbum ‘The Feeling (Feat Halsey)’ tiene un sonido atractivo electrónico y con un estribillo más propio del electropop. Dos voces que funcionan de maravilla juntas. Alegra que no hayan caído en el cansino ritmo machacón y que hayan optado por un ritmo más adulto. Cuatro minutos magníficos y que suena de maravilla.
El décimo tema es ‘Life Is Worth Living’. Es la espinita que tiene clavada. La pieda del zapato que no se puede quitar. Este tema tiene un sonido más propio del Justin de Believe que del Justin de ahora. Una balada clásica acompañada de piano. Letra bonita y cálida. Aporta variedad al álbum y permite que los fans más infantiles que tiene sigan queriéndole como lo hacían con Believe, no sobra, ni mucho menos, pero ahí está.
El tema número 11, ‘Where Are Ü Now? (Jake Ü feat. Justin Bieber)’. Skrillex, Diplo y Justin Bieber, un trío que suenan de maravilla, aunque en este tema no termino de notar a Skrillex. El tema, obra principal de Justin Bieber consigue ser lo que es gracias a la magnífica producción que lo acompaña. Un buen contraste entre ese comienzo más lento y la evolución electrónica. Arriesgada pero magnífica.
Children’ es el duodécimo corte del álbum. Uno de los mejores temas del mismo. En este tema, el canadiense se zambulle de lleno en el mundo de la electrónica. Potente, pegadiza y bailable. Una maravillosa producción de mano de Skrillex. Ya sólo por este tema merece la pena este álbum. En definitiva, una maravilla que vamos a escuchar mucho en las pistas de baile.
El álbum en su versión normal se cierra con ‘Purpose’ tema que da nombre al álbum. En este tema Justin se enfrenta a sus miedos y es una especie de agradecimiento por su carrera y su vida. En la canción dice que él es un humano tratando de hacer lo mejor que puede, pero no siempre es fácil tomar las decisiones correctas. Al igual que ocurría con ‘Life Is Worth Living’, Justin sigue con esa espinita más propia de su antiguo sonido, pero que no termina de disgustar. Piano y voz, el tema más criticado, y, personalmente, el que menos entiendo.
En su versión normal el álbum ya ha acabado, pero ya que estamos en ello, continuamos con la edición deluxe y esta edición continúa con ‘Been You’. Un sonido electropop con toques retro. Bailable, pegadiza y con buen estribillo. Un buen tema, aunque comprensiblemente fuera de la edición normal.
El corte 15 es ‘Get Used To It’, un tema que sigue la línea electropop. Otra canción bailable, pegadiza y con un estribillo que recuerdas enseguida y acabas tarareando. Una canción que me resulta más fresca y original que la anterior. Consigue encontrar la balanza entre ser comercial y accesible pero mantener la línea general del disco y del nuevo Justin.
El número 16 es para ‘We Are (Feat. Nas)’. Un sonido urbano con tintes de hip-hop más característicos del rapero que de Justin. Un sonido adulto que busca el canadiense y que está más que claro el por qué no entra en la lista de la edición normal.
El número 17 es ‘Trust’, un corte con mezcla de sonidos. Toques R&B, urbanos y algo de electrónica en la base. Un tema agradable y que funciona muy bien con la voz del canadiense.
Se cierra la edición deluxe con ‘All In It’. Un tema pop que recuerda totalmente al antiguo Justin, al Justin de Belive y de My World. Incluye una parte hablada que descuadra totalmente al oyente y no aporta nada. Un tema metido a la fuerza, quizá para mantener a esos seguidores enamorados del Justin de flequillo largo e inmaduro.
Como extra que se incluye en la versión deluxe está la versión en acústico de ‘What Do You Mean?’.
El disco ha traído diferentes sonidos, no todo ha sido temas electrónicos, ya que tenemos baladas más clásicas, temas más influenciados por el Hip-Hop, y canciones electropop más comerciales. Todo esto sirve para crear un disco sólido, variado y que abrirá nuevos mercados al cantante canadiense. Está claro que Justin Bieber ha sabido rodearse de los mejores para hacer un magnífico álbum de estudio.
Con este disco creo que cualquier amante de la música y que le guste Justin Bieber puede afirmar públicamente que es fan, sin necesidad de caer en el belieberismo fanático.
Lo mejor: ‘Where Are Ü Now?’, ‘Sorry’, ‘Company’, ‘Children’ y ‘I’ll Show You’.
Lo peor: ‘Purpose’ y ‘Life Is Worth Living’.
Te va a gustar si te gusta Justin Timberlake y si te va el R&B y el urben.
Calificación: 8’5/10.

No hay comentarios

Dejar una respuesta