Doctor Who Class, primer episodio

Doctor-who-class-destacada
El Doctor en Doctor Who Class (Captura de un teaser lanzado por la BBC)

Doctor Who Class se trata del primer spin off de la serie homónima en salir al aire en cinco años, sus predecesoras: Las Aventuras de Sarah Jane y Torchwood llenaron los televisores y ordenadores de los whovian de aventuras que corrían en paralelo a las de nuestro querido Doctor. Juntas, las tres series dieron lugar a un episodio crossover titulado El fin del viaje, mismo que usaria el showrunner Russell T Davies para despedirse del show y dejar las riendas a Steven Moffat.

El primer episodio de este spin off dedicado a los jóvenes (jóvenes que han crecido viendo Doctor Who desde su reinicio en 2005 y no tan jóvenes que han decidido empaparse en el universo original) empieza como todo episodio de esta saga, carreras a través de pasillos, portales, planos oscuros, situaciones que no son lo que parecen y ¡Sorpresa! un opening interpretado por un cantante, nada de canciones electrónicas sin voz.

De primer vistazo nos empapamos en el mundo de 4 jóvenes y una maestra muy irascible en la escuela Coal Hill, lugar donde trabajó Clara Oswald, donde la nieta del Doctor estudió hace ya tantos años y donde un profesor de química y una profesora de historia desparecieron un buen tiempo, Ian y Bárbara vivirían aventuras increíbles junto al primer Doctor.

Por ello es de esperar que este instituto renovado para albergar a los mejores estudiantes de Londres presente eventos “alienígenas” es algo que se suma al ambiente predominantemente adolescente que se respira en buena parte del episodio. El ambiente es suficiente para hacernos sentir en un slasher, pero con la seriedad que caracteriza a los británicos.

Sí, los protagonistas son adolescentes y tienen los problemas de uno, una chica con un muy buen corazón (que pronto compartirá, literalmente) una muy joven para estar en un año tan avanzado y que es controlada hasta el cansancio por su madre, un joven de ascendencia hindú promesa del fútbol y un chico aparentemente normal con gustos por el mismo sexo.

Me encanta de esta serie lo moderna que es, maneja temas como la homosexualidad sin hacer de ello un gran escándalo, tiene guiños o analogías (alienígenas esos sí) hacia conflictos políticos entre izquierda y derecha mostrándote como cada lado cree tener la razón absoluta, los típicos problemas con la segregación racial y además, si eres un whovian de corazón notarás todos los guiños a la serie.

Spoilers!

Si ya has visto el episodio puedes seguir leyendo, de lo contrario encontrarás spoilers.

Cuando una misteriosa sombra empieza a atacar a los estudiantes todos se reúnen y se descubren identidades, la maestra no es quien dice ser y uno de ello, Charlie, es alienígena. Quill, la profesora, es la esclava y guardaespaldas a tiempo completo de este joven, príncipe de un planeta que ha sufrido un genocidio.

Esta historia es explicada de forma muy creativa, sin perder la belleza que caracteriza las creaciones del universo de Doctor Who y por supuesto, la capacidad de conexión entre historias que casi rivaliza con Marvel. Quill y Charlie son rescatados por el Doctor y si prestas atención al soundtrack, te llevarás una hermosa y nostálgica sorpresa.

Si, Charlie y Quill, únicos supervivientes de una especie, similares a nuestro Doctor.

Llega el baile de la promoción, y como en un buen slasher se desata la masacre, una sangrienta muerte abre las puertas a la acción y Ram ve cortado de raíz su futuro en el fútbol, de nuevo, literalmente.

Aparece el Doctor

Como todo en Doctor Who, en el momento de la máxima crisis nuestro héroe favorito salta a la acción, nos da una gran lección sobre la venganza, sobre lo mal que esta creer en el “morir bien” primer guiño a la novena temporada. Pronto, utiliza su nuevo destornillador sónico para salvarlos a todos mientras Ram cegado de dolor por el asesinato de su novia decide hacer una última aparición, ataca al Rey Kin en vengaza antes de desplomarse en los brazos del Doctor, momento en el cual todos notan que ha perdido una extremidad.

Tras darle una pierna nueva a Ram, el Doctor explica que la escuela es un gran faro temporal para todo tipo de criaturas indeseables y que es deber de este grupo de adolescentes defenderla, y por supuesto, deber de la profesora Quill protegerlos pues, debe pagar ante el Doctor el asesinato de un joven. Si viste la novena temporada entenderás un nuevo guiño, en un momento que seguramente te tendrá envuelto en una sábana y con los ojos llenos de lágrimas el Doctor girará hacia la pizarra memorial que contiene los nombres de los profesores fallecidos del instituto, Danny Pink y Clara Oswald aparecen juntos, el Doctor afirma:

El tiempo no olvida.

No hay comentarios

Dejar una respuesta