Crítica: Un Monstruo Viene a Verme de J.A. Bayona

Compartir
Crítica de Un Monstruo Viene A Verme (Bayona)

Hace ya unas semanas se estrenaba a nivel mundial la nuevo película de Juan Antonio Bayona, Un Monstruo Viene a Verme (A Monster Calls), una película que ha batido récords en toda España.

Con un gran reparto y una banda sonora perfecta, Bayona nos presenta un drama fantástico que supone la adaptación del libro homónimo de Patrick Ness y que está protagonizado por Lewis MacDougall (Conor), quién, tras la separación de sus padres, tendrá que llevar las riendas de la casa, pues la madre (Felicity Jones) está enferma de cáncer. Así pues, el niño tratará de superar sus miedos y fobias con la ayuda de un monstruo (Liam Neeson), pero sus fantasías tendrán que enfrentarse no sólo a la realidad, sino a la fría y calculadora abuela (Sigourney Weaver). Una historia muy completa a la que se incorpora una historia de acoso escolar en el patio del colegio del niño y un padre ausente (Toby Kebbell).

Critica de Un Monstruo Viene A Verme (Bayona)
Lewis MacDougall en Un Monstruo Viene A Verme (Foto: Universal Pictures)

Reparto: Lewis MacDougall, Sigourney Weaver, Felicity Jones, Liam Neeson, Toby Kebbell, Geraldine Chaplin, James Melville, Garry Marriott, Joe Curtis, Kai Arnthal, Max Gabbay

Un Monstruo Viene A Verme supone el cierre de la trilogía de relaciones maternofiliales que Bayona inició con El Orfanato y continuó con Lo Imposible.

El director está convencido de que la realidad no es suficiente, por ello, su cine es vivido como un espacio inaprensible y mágico donde la imaginación no deja de expandirse.

Crítica de Un Monstruo Viene A Verme de J.A. Bayona
Fotograma de Un Monstruo Viene A Verme con Lewis MacDougall y Felicity Jones

Sea en clave realista (Lo Imposible) o en el mundo de la fantasía (El Orfanato y Un Monstruo Viene a Verme), Bayona ha sido capaz de desarrollar una obra homogénea que está a medio caballo entre el cine de autor y el cine comercial.

Bayona demuestra que ambos conceptos, generalmente distantes, funcionan bien juntos. La prueba está en sus obras, una imagen limpia que propone una infancia poco idílica y el éxito comercial que logra con ellas.

Un Monstruo Viene A Verme es la historia de J.A. Bayona sobre la muerte y la niñez, sobre lo que significa hacerse mayor antes de tiempo y sobre el papel fundamental que ocupa el mundo del cine y del arte vía de escape y de curación.

Crítica de Un Monstruo Viene A Verme (Bayona)
Fotograma de Un Monstruo Viene A Verme con Lewis MacDougall y el monstruo (Liam Neeson)

J.A. Bayona ha sabido rodearse de españoles para demostrar, internacional y nacionalmente, que el cine español no es una broma, y que los jóvenes directores llegan para hacer de nuestro cine, la industria que merece.

Fernando Velázquez ha compuesto una banda sonora perfecta, que no hace sino acompañar y afilar las emociones que Bayona, los espectaculares efectos visuales y el asombroso diseño gótico de la producción nos muestra. Todo juega a favor de obra que, sin acobardarse, abraza la emoción y nos obliga a, en más de una ocasión, sacar el paquete de pañuelos.

Además de la calidad de Velázquez, se incluye el tema compuesto (e interpretado) por Keane, ‘Tear Up This Town

Desgarradoramente detallista

Uno de los puntos que los directores acostumbran a utilizar en sus producciones es el uso pequeños detalles u objetos. En este caso, encontramos el hecho de dibujar como detalle fundamental de la trama que nos ayuda a avanzar en la historia. Los dibujos, en acuarelas, están presentes en la vida del joven Conor, pero también lo están en la vida de la madre, produciendose un punto de inflexión protagonizado por un instante de dibujo entre ambos personajes que permite que la trama avance.

Crítica de Un Monstruo Viene A Verme (Bayona)
Conor (Lewis MacDougall) en Un Monstruo Viene A Verme (Foto: A Monster Calls A.I.E. / Quim Vives)

Conor O’Malley se refugia en su imaginación de los problemas del exterior. Habiendo heredado de su madre la pasión por el dibujo y la pintura, O’Malley crea un monstruo a partir de un viejo y enorme árbol que puede ver desde la ventana de su habitación.

La historia

¿Cómo comienza la historia? Con un chico demasiado mayor para ser un niño, demasiado joven para ser un hombre

La historia funciona a la perfección en pantalla. Con una asombrosa banda sonora a cargo de Fernando Velázquez, Un Monstruo Viene A Verme nos traslada a una triste infancia donde Connor supera todo tipo de desventuras con el fin único de no ser “invisible“.

Crítica de Un Monstruo Viene A Verme (Bayona)
Lewis MacDougall en Un Monstruo Viene A Verme (Foto: A Monster Calls A.I.E. / Quim Vives)

Todo se tuerce en contra de Conor, un joven asombrosamente talentoso e incomprendido que ni en su casa está a salvo. Con su madre como única protectora, Conor se enfrenta a la soledad en el colegio y en casa, a los problemas con sus compañeros y con su propia abuela, incapaz de comprender los sentimientos del joven Conor.

Todos tenemos en nuestro interior un “monstruo” que busca salir y destrozar todo lo que hay a su paso, en algún momento, todos sentimos esa necesidad de liberarnos, de desgarrar las ataduras de la abuela, del colegio, del trabajo o de nosotros mismos y ser libres por una vez, de vivir. Y es que esto es lo que Bayona, en su fantasioso mundo, nos quiere transmitir, la necesidad de liberarnos y de ser nosotros mismos, de luchar por nuestros sueños y, en definitiva, de sentir, de vivir.

Puede que Bayona no sea un autor corriente (nunca escribe los guiones de sus proyectos), pero con sólo tres obras en su filmografía ya está consagrado como un maestro del cine de género. Y es que, muy pocos directores son capaces de enfrentarse al terror, a las catástrofes y al drama fantásticos y, no solo salir impunes, sino además, salir por la puerta grande del desafío.

Siempre al servicio de las historias que cuenta, Bayona es un perfecto narrador de imágenes. En esta ocasión, el director combina dos frentes: la relación compleja de Connor con el monstruo y las consecuencias personales que tiene “la verdad“.

Crítica de Un Monstruo Viene A Verme (Bayona)

Brillante Bayona

Crítica de Un Monstruo Viene A Verme (Bayona)
J.A. Bayona y Lewis MacDougall durante el rodaje de Un Monstruo Viene A Verme (Foto: Mediaset)

Una película no es nada sin un director, y es que, el director supone la autoría de la cinta, y en este caso, se agradece. Bayona demuestra con Un Monstruo Viene A Verme su enorme gusto para el tratamiento de la luz, que, junto al Director de Fotografía, Óscar Faura, es capaz de aportar un único y asombroso tratamiento de la luz y los ambientes, cada plano tiene el suyo, pero todos trabajan conjuntamente.

Además de la fotografía, destaca el gran cuidado en la puesta en escena y en el magnífico trabajo en los efectos especiales.

Y, si esto no fuera suficiente, Bayona nos presenta al portentoso Lewis MacDougall, el joven británico que pudimos ver en Pan: Viaje a Nunca Jamás y que en 2017 veremos en Boundaries alcanza siempre el tono justo, y eso no es sencillo.

Bayona deja claro, una vez más, su capacidad para dirigir a actores infantiles.

Crítica de Un Monstruo Viene A Verme (Bayona)
De izquierda a derecha, Felicity Jones, Juan Antonio Bayona y Lewis MacDougall (Foto: Universal Pictures)

Un reparto excepcional

En cuanto al reparto, encontramos a Lewis MacDougall, Sigourney Weaver, Felicity Jones y a Liam Neeson en forma de monstruo.

MacDougall se enfrenta en Un Monstruo Viene A Verme a su segundo largometraje con una expecional interpretación. El joven actor es capaz de transmitirnos las emociones más externas, pero, sobre todo, las emociones que trata de ocultar (a modo de defensa) y que terminan por asombrar a todo espectador.

Lewis MacDougall realiza una interpretación excepcionalmente buena. Vive, ríe y llora frente a nosotros con una autenticidad desarmante. Aunque sólo sea por MacDougall, merece la pena ver la cinta.

Por su parte, Sigourney Weaver está sin duda en su papel ideal, espectacular en cada breve intervención que tiene, es, sin duda, merecedora de una nueva nominación a los Oscar.

Felicity Jones también está magnífica en su papel como madre con cáncer. Sufrida y llorada, la británica aprovecha cada instante que está en pantalla para transmitir sus silenciosos pero profundos sentimientos.

Liam Nesson encarna al monstruo que visita a Conor, y la verdad es que lo hace realmente bien.

Las sombras del Monstruo

Sin embargo, no todo en Un Monstruo Viene A Verme es bueno, el relato que nos presenta Bayona está demasiado estructurado y anunciado (“Te voy a ir contando tres historias y al final tú me contarás la tuya”, dice el monstruo al niño. Y hasta se adelanta la imagen simbólica del clímax final: Conor agarrando una mano que se despeña por el precipicio). Este hecho, supone, en algunos casos, que la cinta no sea capaz de sacar nuestros propios monstruos.

Sin embargo, esta cinta es una de esas que o se te caen todas las lágrimas que llevas guardando durante semanas, o sales más frío de lo que entraste, debido, en parte, a su tendencia a la precisión narrativa.

Crítica de Un Monstruo Viene A Verme (Bayona)
Conor (Lewis MacDougall) y el monstruo (Liam Neeson), (Foto: A Monster Calls A.I.E. / Travis Topa for Focus Features)

En definitiva, Bayona ha creado una película tan hermosa y espectacular que choca con el drama que nos cuenta la historia, pero que, al mismo tiempo, le dota de su característica autoría. Desde Monsters Of Swag, recomendamos ir a ver, a ser posible en la gran pantalla. Emociona, y mucho.

Lo Mejor: Lewis MacDougall,  J.A. Bayona y la banda sonora de Fernando Velázquez

Lo Peor: El tratamiento del guion (ver apartado ‘Las sombras del Monstruo)

Nota: 8/10

No hay comentarios

Dejar una respuesta