Crítica: Timecode de Juanjo Giménez

Compartir
Crítica de Timecode de Juanjo Giménez

A pocos días de la celebración de la gala de los Premios Oscar 2017 hacemos un repaso a la “única” candidatura española, la de Juanjo Giménez. Es la única candidatura porque el español Marcos Fajardo recibirá un Oscar técnico, el Premio Científico y de Ingeniería de la Academia de Hollywood, por su software Arnold.

De este modo, Juanjo Giménez representará a España en la parte más artística de la fiesta del cine estadounidense. The Academy celebra la gala el próximo 26 de febrero en una gala presentada por Jimmy Kimmel.

Timecode es el cortometraje de Juanjo Giménez, que recientemente ganaba el Premio Goya a Mejor Cortometraje de Ficción. Además de hacerse con el Gaudí a Mejor Cortometraje y la Palma de Oro a Mejor Cortometraje.

Sinopsis

Reparto: Lali Ayguadé, Nicolás Ricchini, Vicente Gil, Pep Domenech

Luna es una vigilante de seguridad que trabaja en un parking. Cansada del trabajo y del jefe, se turna con Diego, a quien apenas ve unos instantes al día. A raíz de un curioso hallazgo, Luna descubrirá una manera de comunicarse con su compañero.

La belleza de un parking

Timecode es un juego de cuerpos y pantallas continuo. Apenas un cuarto de hora en el que Giménez nos cuenta una historia de amor entre un hombre y una mujer sin tocarse debido a los horarios laborales de ambos.

Director: Juanjo Giménez Peña

Guion: Pere Altimira, Juanjo Giménez Peña

Música: Iván Cester

Fotografía: Pere Pueyo

 

Él tiene el turno nocturno de vigilancia, mientras que ella tiene el diurno. Los gestos, los cariños, los besos no los vemos, pero sí los sentimos. Todos estos mensajes y formas de amarse precisan del tiempo exacto (hora, minuto y segundo) en el que queda grabada la danza de los cuerpos enamorados.

Juanjo Giménez invita al espectador a una extraña bacanal en la que las imágenes se desdoblan en un laberinto de imágenes. Unos bailes, los de Lali Ayguadé y Nicolas Ricchini que se mueven sincopados, con la misma precisión que la película.

Fotograma de Timecode de Juanjo Giménez
Fotograma de Timecode de Juanjo Giménez

No es tanto el relato como la manera de contarla

El éxito de cualquier obra está, a grosso modo, en dos puntos: la manera de contarla o la historia. Giménez nos presenta una historia que no destaca tanto por su relato como sí lo hace por el planteamiento de la obra.

El barcelonés juega con las posibilidades narrativas que aportan las cámaras de seguridad y los códigos de tiempo de forma maravillosa. Una poética musical que nos asombra a través de la coreografía y la simbología: por una parte, tenemos la pureza de la actividad diaria y el autocontrol; por otro, el desafío que supone el exaltamiento de libertad que dejan entrever los sótanos de un parking.

Giménez apuesta por la esencia de las cosas, alejandose del espectáculo que pueda suponer una brillante coreografía, el cortometrajista nos narra la historia con miradas, unas miradas a medio caballo entre la precisión y la furtividad, y con escasos diálogos.

Sin duda, una maravilla de planteamiento que le ha merecido a Juanjo Giménez hacer historia en la industria española. No sólo por la nominación a los Oscars, sino por convertirse en el único español, además de Buñuel (Viridiana), en hacerse con una Palma de Oro en el Festival de Cannes.

Actualmente puedes disfrutar de Timecode de Juanjo Giménez a través de Filmin o de Movistar+.

Lo Mejor: El planteamiento

Nota: 9/10.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here